lunes , octubre 21 2019
De último minuto
Estás en: Economía / La caída en la actividad del sector de servicios de los Estados Unidos plantea preocupaciones económicas
La caída en la actividad del sector de servicios de los Estados Unidos plantea preocupaciones económicas

La caída en la actividad del sector de servicios de los Estados Unidos plantea preocupaciones económicas

El crecimiento en el vasto sector de servicios de la economía estadounidense se desaceleró bruscamente en septiembre hasta su punto más bajo en tres años, lo que sugiere que los conflictos comerciales y la creciente incertidumbre de la administración Trump están debilitando la mayor parte de la economía.

El Institute for Supply Management, una asociación de gerentes de compras, dijo el jueves que su índice no manufacturero se redujo a 52.6 desde 56.4 en agosto. Las lecturas superiores a 50 indican crecimiento, pero las cifras de septiembre son las más bajas desde agosto de 2016.

El informe renovó las preocupaciones de una desaceleración económica y causó alarma entre los comerciantes de acciones. El Dow Jones Industrial Average cayó más de 200 puntos inmediatamente después de que el ISM publicara su informe a las 10 am hora del este, antes de recuperar todas sus pérdidas más tarde.

La reducción en el sector de servicios, que representa más de dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos, coincide con una guerra comercial entre Estados Unidos y China que ha estado presionando a los fabricantes estadounidenses. Hasta el momento, el sector de servicios ha resistido principalmente esas presiones. Pero el crecimiento mundial más lento, las crecientes tensiones comerciales y las persistentes incertidumbres ahora pueden extenderse a las industrias de servicios.

Las ventas, los nuevos pedidos y el empleo se debilitaron el mes pasado, y las empresas encuestadas por ISM expresaron su preocupación por los aranceles. Los economistas dicen que una caída en la medida de empleo del índice ISM a 50.4, su nivel más bajo desde febrero de 2014, es un motivo de especial preocupación.

“La parte más preocupante de la encuesta fue en el lado del empleo, donde el índice cayó de 53.1 a 50.4, apenas indicando crecimiento”, dijo una nota de Contingent Macro Research.

Los encuestados sugirieron que una fuerza laboral más estricta estaba intensificando la competencia por los empleados calificados. Pero Ben May, economista de Oxford Economics, dijo que la debilidad del empleo también se debió, al menos en parte, a la mayor incertidumbre económica y la debilidad mundial de la fabricación. May agregó que esto probablemente se extienda para dañar otras áreas de la economía estadounidense.

“Si las perspectivas económicas más débiles y más inciertas son la causa de una demanda laboral más débil, es probable que cualquier recesión laboral vaya acompañada de un sentimiento de consumo más débil y salarios e inversiones más lentos”, dijo May en una nota de investigación.

El crecimiento económico en los últimos meses ha sido impulsado, incluso más de lo habitual, por el gasto de los consumidores, ya que las empresas han frenado su expansión e inversión debido a los conflictos comerciales de Trump. Pero con los aranceles de la administración comenzando a afectar los bienes de consumo de China y Europa, las fuerzas que están afectando a la manufactura amenazan con debilitar el gasto de los hogares, el principal combustible de la economía estadounidense.

“Los próximos meses serán una prueba de la confianza de los consumidores estadounidenses frente a los titulares de la recesión, la próxima ronda de aranceles que afectan a los bienes de consumo, la volatilidad del mercado financiero y la última incertidumbre política en Washington”, dijo Ksenia Bushmeneva, una economista en TD Economics.

En 2016, señalaron los economistas, el gasto de los consumidores ayudó a evitar que la economía cayera en una recesión, ya que una fuerte caída en los precios del petróleo provocó la caída de la producción en toda la cadena de suministro. Pero Tim Quinlan, economista senior de Wells Fargo Securities, dijo que el riesgo de que la debilidad de las fábricas se extienda al gasto del consumidor y al sector de servicios es mayor en el entorno actual, ya que los mayores costos de las tarifas reducen el gasto del consumidor.

“En 2016, la caída de los precios del gas y el combustible actuó como un viento de cola para el gasto del consumidor”, dijo Quinlan. “Esta vez, tiene vientos en contra del aumento de los precios de los bienes como resultado de los aranceles”.

Descarga nuestro app Almuerzo de Negocios para que te mantengas siempre al tanto del mundo de los negocios.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube?

Acerca de Redacción

Redacción de Almuerzo de Negocios, primer y único multimedio especializado en el mundo de los negocios en la República Dominicana. Para mas información escribir a almuerzodenegocios@gmail.com
Scroll To Top