Una tormenta invernal que azota al noreste de Estados Unidos con nieve, lluvia y ráfagas de viento podría dejar unos 30 centímetros o más de nieve en partes de Nueva Inglaterra antes de salir al mar el jueves.

La primera gran tormenta de nieve de la temporada obligó a gran parte de la población a obedecer las órdenes de permanecer en casa por el coronavirus, pero también interrumpió los viajes, lo que podría incluir la distribución de la nueva vacuna contra el COVID-19.

En la mañana del jueves, la tormenta había dejado más nieve en la ciudad de Nueva York que todas las tormentas invernales del año pasado juntas, dijo el Servicio Meteorológico Nacional.

También afectó el miércoles a Washington, partes de Maryland, Virginia, Virginia Occidental y Pensilvania, un área que alberga a más de 50 millones de personas.

Los pronósticos muestran que golpearía a Boston y partes de la región de Nueva Inglaterra antes de salir al mar al anochecer. Antes de eso, muchas áreas podían esperar de 30 a 45 cm (12 a 18 pulgadas) de nieve.

Es probable que ráfagas de viento de hasta 80 kilómetros por hora (50 mph) derriben árboles y cables eléctricas, dijo el Servicio Meteorológico Nacional.

Fuente: Reuters


Descarga nuestro app Almuerzo de Negocios para que te mantengas siempre al tanto del mundo de los negocios.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here