El gobierno de Biden anunció el jueves la expulsión de 10 diplomáticos rusos y sanciones contra decenas de personas y empresas mientras tomaba medidas para responsabilizar al Kremlin por la interferencia en las elecciones presidenciales del año pasado y la piratería de agencias federales.

Las sanciones también apuntan a la capacidad de Moscú de pedir dinero prestado al prohibir que las instituciones financieras estadounidenses compren bonos rusos directamente de las instituciones rusas.

Las acciones, presagiadas durante semanas por la administración, representan las primeras medidas de represalia anunciadas contra el Kremlin por el ataque, conocido familiarmente como la violación de SolarWinds. En esa intrusión, se cree que los piratas informáticos rusos infectaron software ampliamente utilizado con código malicioso, lo que les permitió acceder a las redes de al menos nueve agencias en lo que los funcionarios estadounidenses creen que fue una operación de recopilación de inteligencia destinada a minar secretos gubernamentales.

Además de ese truco, los funcionarios estadounidenses alegaron el mes pasado que el presidente ruso Vladimir Putin autorizó operaciones de influencia para ayudar a Donald Trump en su intento fallido de reelección como presidente, aunque no hay evidencia de que Rusia o cualquier otra persona haya cambiado los votos o manipulado el resultado.

Rusia denunció rápidamente las acciones y advirtió sobre represalias.

Las medidas anunciadas el jueves incluyen sanciones a seis empresas rusas que apoyan las actividades cibernéticas del país, además de sanciones a 32 personas y entidades acusadas de intentar interferir en las elecciones presidenciales del año pasado, incluso mediante la difusión de desinformación. Estados Unidos también sancionó a ocho personas y entidades vinculadas a la ocupación rusa de Crimea.

Los 10 diplomáticos expulsados ??incluyen representantes de los servicios de inteligencia rusos, dijo la administración Biden.

También se esperan otras medidas, aunque es poco probable que la administración las anuncie. Los funcionarios han estado advirtiendo que su respuesta a Rusia sería tanto visible como invisible.

“Estas acciones están destinadas a hacer que Rusia rinda cuentas por sus acciones imprudentes. Actuaremos con firmeza en respuesta a las acciones rusas que nos causen daño a nosotros o a nuestros aliados y socios ”, dijo el secretario de Estado Antony Blinken en un comunicado.

Pero, agregó, «siempre que sea posible, Estados Unidos también buscará oportunidades de cooperación con Rusia, con el objetivo de construir una relación más estable y predecible consistente con los intereses de Estados Unidos».

Fuente: apnews.com

Descarga nuestra app Almuerzo de Negocios para que te mantengas siempre al tanto del mundo de los negocios.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here