El crecimiento económico de China se desacelerará drásticamente en 2022, dice el Banco Mundial

0
475

El Banco Mundial ha recortado sus pronósticos para el crecimiento económico de China este año y el próximo, mientras la segunda economía más grande del mundo enfrenta crecientes vientos en contra desde la nueva variante ómicron hasta una severa recesión del sector inmobiliario.

Sobre el crecimiento económico de China, el banco ahora espera que el PIB del país se expanda un 8% en 2021 en comparación con hace un año, eso es más bajo que sus pronósticos anteriores. (En octubre, el Banco Mundial esperaba que China creciera un 8,1% este año. En junio, proyectaba un crecimiento del 8,5%).

También redujo su pronóstico para 2022 de 5,4% a 5,1%, lo que marcaría el segundo ritmo de crecimiento más lento para China desde 1990, cuando la economía del país aumentó 3,9% luego de las sanciones internacionales relacionadas con la masacre de la Plaza de Tiananmen de 1989. El crecimiento económico de China fue de 2,2% en 2020.

«Los riesgos a la baja para las perspectivas económicas de China han aumentado», dijo este miércoles el Banco Mundial en su último informe sobre la economía de China.

Los renovados brotes de covid-19 domésticos, incluida la variante ómicron, podrían conducir a restricciones más «de base amplia y más duraderas» y causar más interrupciones en la actividad económica, dijo.

Además, «una recesión severa y prolongada» en el sector inmobiliario altamente apalancado podría tener repercusiones significativas en toda la economía, agregó.

El crecimiento económico de China ha enfrentado varias crisis

China fue la única economía importante que registró un crecimiento en 2020, pero este año ha estado lidiando con muchas amenazas a su expansión, incluidas las restricciones relacionadas con la pandemia, una crisis energética y una ofensiva sin precedentes contra las empresas privadas.

Una amplia represión regulatoria de un año en tecnología, educación y entretenimiento ha golpeado a las acciones. También provocó grandes despidos entre muchas empresas, presionando al sector laboral incluso mientras intenta recuperarse de la pandemia.

Las regulaciones adicionales sobre las firmas inmobiliarias que comenzaron el año pasado se han sumado a los problemas de los principales desarrolladores que ya tenían demasiadas deudas. El sector inmobiliario, que representa casi un tercio del PIB de China, se encuentra ahora en una depresión cada vez más profunda, y hay grandes actores al borde del colapso.

Los crecientes dolores de cabeza económicos han hecho que Beijing reconsidere su enfoque de la política. Durante una reunión económica clave a principios de este mes, el presidente de China, Xi Jinping, y otros líderes importantes señalaron la «estabilidad» como su máxima prioridad para 2022.

Ese es un gran cambio con respecto a la reunión del año pasado, cuando «frenar la expansión desordenada del capital» gobernó el día.

Desde entonces, las autoridades han intensificado sus esfuerzos para impulsar la economía: el Banco Popular de China recortó este lunes su principal tasa de interés por primera vez en 20 meses, con la esperanza de reducir los costos de endeudamiento para los hogares y las empresas y, a su vez, alentar el gasto y la inversión de los consumidores.

Fuente:CNN Business.

Descarga nuestra app Almuerzo de Negocios para que te mantengas siempre al tanto del mundo de los negocios.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí